Las adopciones a distancia

Con el desarrollo de la escuela primaria fue natural pensar en la continuación de los estudios para aquellos estudiantes que destacaron por méritos académicos. El apadrinamiento individual de estudiantes se aceptó muy bien entre los donantes italianos, al presentar un matiz original respecto a los programas de apadrinamientos conocidos: la idea es cubrir los costes escolares de los estudiantes, los derivados de la estructura que los acoge (durante el curso escolar vivirán en un colegio interno) y todos aquellos gastos necesarios para garantizar la asistencia y buen rendimiento académico de los estudiantes.

Los cursos superiores duran, desde un mínimo de 6 años a un máximo de 8, dependiendo del nivel de los cursos elegidos: los primeros 4 años son “de base”, después deben cursar 2 años específicos, pudiendo ser de formación tecnifica en el sector elegido (educación, secretaria de oficina, agricultura, informática, etc.). Es decir, los alumnos sobresalientes, después de los primeros 4 años, podrán elegir entre continuar sus estudios en la universidad, o bien cursar estudios especializados (como puedo ser el caso de Betty, nuestra enfermera diplomada).

El patrocinio de los alumnos para los primeros 4 años es de 320€ anuales. La cantidad  es la misma para los 2 años siguientes de la escuela normal, mientras que la cantidad  cambia en el caso de aquellos estudiantes sobresalientes que vayan a la universidad, con cuotas que oscilan entre los 500€ y los 800€ anuales. En estos momentos, el estudiante del programa que frecuenta la universidad, es ayudado por dos familias que cooperan para cubrir los gastos de sus estudios.

Los estudiantes escriben 3 veces al año a las familias patrocinadoras, coincidiendo con el momento en el que se reciben las donaciones trimestrales. El coordinador local del proyecto, envía de vez en cuando fotos de los alumnos. También los patrocinadores pueden enviar correos directamente a los estudiantes a través del código postal de la escuela.

 esta página ha sido traducida al español por Esteve Dandachli