La escuela primaria

La escuela acoje cada año a más de 500 alumnos por un ciclo que para nosotros correspondería a Primaria más los dos primeros cursos de la ESO. Los niños y niñas son, casi en su totalidad, huérfanos de ambos padres, muertos de sida (la zona es en la que se desarrollo inicialmente el sida, al inicio de los años 70). Viven con sus parientes más cercanos y, lo que es más común, con otros miembros de la comunidad que, a modo de “tutores”, se ocupan de cubrir sus necesidades primarias. En ocasiones, los hermanos y hermanas mayores (adolescentes) se ocupan de sus hermanos menores.

La escuela (2 edificios con las aulas de clase) es ahora de ladrillo y techo laminado; todas las aulas tienen ahora bancos y asientos de madera (construidos en el interior del colegio por los jóvenes más mayores, ayudados por voluntarios adultos, o bien donados por otras asociaciones internacionales).

El colegio dispone de un pozo de agua, un pequeño huerto dedicado a cultivar verduras frescas (que luego se comen directamente en la escuela), así como de una cocina destinada a la preparación de la comida (papilla azucarada para todos los alumnos) y baños separados por sexos.

Como consecuencia de la modernización de la escuela, que ha requerido unos cuantos años, la escuela ha sido finalmente reconocida por el Ministerio de Educación de Uganda por lo que, en la actualidad, la escuela de Nkoni puede otorgar títulos oficiales válidos para asistir a cualquier escuela secundaria del país.  

Los niños y niñas reciben educación gratuita, así como libros y cuadernos al inicio del año escolar. Las mujeres preparan las comidas de la escuela.

Los profesores son todos de la zona y son contratados por la misma escuela, gracias a los patrocinadores italianos. Algunos de ellos son antiguos alumnos que ya han finalizado los estudios primarios y secundarios, y que  ahora enseñan en su escuela. 

En Uganda, el año escolar empieza a finales de enero, con tres trimestres escolares por año. 

 esta página ha sido traducida al español por Esteve Dandachli